Amonite, plataforma de divulgación científica

Divulgadores coahuilenses desarrollaron la plataforma de divulgación científica digital e impresa Amonite, con el objetivo de crear un espacio destinado a la comunicación de contenidos de ciencia y tecnología de forma accesible, dinámica y entretenida.

Por: Felipe Sánchez Banda (Agencia Informativa Conacyt)

Divulgadores coahuilenses desarrollaron la plataforma de divulgación científica digital e impresa Amonite, con el objetivo de crear un espacio destinado a la comunicación de contenidos de ciencia y tecnología de forma accesible, dinámica y entretenida.

“Lo definimos como una plataforma de divulgación, empezamos ‘nativos digitales’ en febrero de 2017, surge como una inquietud de divulgadores coahuilenses que queríamos dar a conocer nuestro trabajo. Empezamos subiendo historias a Internet de ciencia y tecnología para niños, escribíamos, ilustrábamos y narrábamos en podcast, todo fue digital en un principio”, indicó Quitzé Fernández Bonilla, director general de Amonite y Premio Nacional de Periodismo Científico en 2013.

El proyecto inició con cuatro coahuilenses y el nombre de este espacio surge de los moluscos del periodo Cretácico que habitaron hace 60 millones de años en gran parte de México y que, en Coahuila, todavía es relativamente fácil encontrarlos, lo que lo convierte en un ícono muy norteño y coahuilense.

Actualmente, la plataforma cuenta con una edición impresa que inició en el estado de Zacatecas con apoyo del Consejo Zacatecano de Ciencia, Tecnología e innovación (Cozcyt).

“En el impreso encuentras historias de ciencia y tecnología, medio ambiente, familia, fantasía, reportajes, cómics, ilustraciones, crónica, divulgación y periodismo de ciencia. Todos los géneros literarios, periodísticos y de divulgación están en Amonite, porque somos un grupo diverso que hace diferentes tipos de comunicación, todos tienen diferentes herramientas para comunicarse y se hace un acumulado de géneros”, explicó Fernández Bonilla.

La revista Amonite va dirigida a niños de primaria y padres de familia para que lo compartan con sus hijos; se publica bimestralmente, cuenta con 16 páginas de contenido, gratuita y es distribuida en centros de ciencia, escuelas, consejos, museos y hospitales, entre otros. Inició en el estado de Zacatecas, pero actualmente llega a los estados de Durango, Aguascalientes, San Luis Potosí y Coahuila, a través de los consejos estatales de ciencia y tecnología.

Valentina y Vela

A principios del mes de agosto, Amonite publicó el libro Valentina y Vela, libro de distribución gratuita dirigido a niños, de corte ficción-realidad científica sobre la historia de una niña que desea descubrir un dinosaurio. Esta publicación es una coedición del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología de Coahuila (Coecyt) junto con Amonite, a partir de fondos recaudados de las multas electorales en esta entidad.

“Trata sobre una niña, hija de científicos, que sueña con encontrar un dinosaurio, entre sus sueños está convertirse en una investigadora y encontrar un dinosaurio como el Velafrons coahuilensis que es de aquí y que lo descubrió Martha Carolina Aguillón. Pero en el camino, la niña se encuentra con algunas trabas como la edad, pero también descubre que hay niños que descubrieron dinosaurios únicos en su especie, como un caso de Chile, y aquí vienen esos datos duros. Es una historia que viene con la ficción, con la niña y datos duros científicos, es un híbrido, más que divulgadores o expertos, hacemos híbridos entre ficción y realidad”, puntualizó el director de Amonite.

Esta publicación será presentada en ferias del libro y congresos de ciencia. También cuenta con una versión de libro narrado y animado que se subirá a plataformas y será interactivo, dirigido totalmente para niños que todavía no leen y se proyectará en las presentaciones de Valentina y Vela.

“Casi no existen espacios para ciencia y tecnología, los pocos que existen son espacios contados, oficiales y son buenos pero particulares no hay; en los periódicos, televisión convencional, no existen, ya casi no vemos páginas de ciencia, mucho menos para niños, exceptuando algunos. Lanzamos nuestro propio espacio para tener estas páginas para hacerlo, y creemos que las historias de ciencia pueden ser contadas de una forma agradable, fácil y accesible para el lector. Todo desde un punto de vista fantástico desde lo real”, enfatizó Fernández Bonilla.

Actualmente en la plataforma participan ocho divulgadores, quienes trabajan en el próximo libro que tendrá como temática las aves de la ciudad de Monterrey. A futuro preparan más colaboraciones en otros estados y son finalistas en el startup de Zacatecas.

Deja un comentario