El poder de la risa: ¿por qué es tan importante?

Surgió como una forma de vínculo social y hoy es una de las actividades que más beneficio le traen a nuestro cuerpo. ¿Por qué no nos reímos un rato?

Foto: Ketut Subiyanto (Pexels)

¿Por qué la gallina cruzó la calle? … Para llegar al otro lado. Jaja. Sí, es el chiste más antiguo y malo del mundo, pero seguramente te provocó una sonrisa. Y con eso quizá haya mejorado en algo tu ánimo de hoy. Imagina si te cuentan un chiste buenísimo y te deshaces varios minutos en carcajadas. No hay nada más beneficioso y curativo que la risa. ¿Qué dice la ciencia?

Muchos investigadores creen que la risa evolucionó como una forma de vínculo social en los animales y como una forma de expresar una intención lúdica. Muchos mamíferos se ríen cuando les hacen cosquillas y cuando participan en juegos físicos. También los humanos lo hacemos, pero no siempre necesitamos un desencadenante físico para hacerlo.

Janet Gibson, profesora de psicología cognitiva del Grinell Cillege de Iowa, le dijo al portal CNN que en los humanos evolucionó como señal de comunicación. La doctora Sanjay Gupta, corresponsal del mismo portal, menciona que la risa era el pegamento que mantenía unidos a los grupos.

“La idea era que la risa era una señal externa que puede decir al grupo que todo está bien, que podemos relajarnos. Que no hay necesidad de estar ansiosos o amenazados por lo que ocurre a nuestro alrededor. Así que esto sería realmente una gran herramienta de supervivencia para los grupos humanos”.

En la actualidad la risa ya no es una herramienta de supervivencia, pero se ha mantenido como una reacción que tenemos frente a estímulos agradables, relajantes, sorprendentes o entretenidos.

¿Qué órganos intervienen en la risa?

El rostro humano se compone de casi medio centenar de músculos con cuyo movimiento se consigue formar todas las expresiones faciales, así como ejecutar otras funciones como la de masticar, parpadear o estornudar. Dependiendo del tipo de sonrisa y de la intensidad de la misma, se pondrán en marcha entre 12 y 17 de esos músculos para la obtención del gesto deseado.

Según el portal Visible Body, los principales músculos que intervienen en la sonrisa son el cigomático mayor y el menor, el orbicular de los ojos, el elevador del ángulo de la boca, el del labio superior y el risorio. Resulta curioso que esbozar una sonrisa suponga menos esfuerzo a nivel funcional que llorar o fruncir el ceño y, sin embargo, sus resultados sean mucho más beneficiosos para tu estado de ánimo.

Los beneficios de llorar a carcajadas.

Nada mejor que una buena tanda de risas para liberar la tensión y hacernos sentir felices. Cuando te ríes a carcajadas tus pulmones funcionan mejor porque reciben más oxígeno. Y este elemento químico no solo nos permite respirar, sino que también ayuda a que cada célula se desarrolle correctamente, estimula nuestro sistema inmunológico y nuestro sistema circulatorio.

Algunos otros beneficios que puede tener la risa, según el blog DoktorAkí son:

  • Reducir la presión arterial. Reduce la fuerza de la sangre al empujar contra las paredes de las arterias
  • Mejora tu sistema inmunológico. Es la barrera de defensa de nuestro organismo contra agentes extraños. 
  • Alivia el dolor. Sonreír es el mejor analgésico, ya que libera endorfinas en el cerebro, con efectos sedantes.
  • Calma la tensión. Puede estimuar la circulación, lo que a su vez ayuda a la relajación muscular.
  • Activa la respuesta al estrés. Una buena carcajada favorece la regulación de las hormonas del estrés: el cortisol y la epinefrina.
  • Impulsa la pérdida de peso. Para reir usas tus músculos, y veces el esfuerzo corporal aumenta la frecuencia cardiaca, quemando calorías. Ojo, esto no sustituye la alimentación balanceada y el ejercicio.
  • Vive más tiempo. Las mujeres con fuerte sentido del humor viven más, según un estudio de Psychosomatic Medicine.

Así que ya sabes. Un buen sentido del humor, y un momento riendo con amigos siempre ayudará a tener una mejor calidad de vida, y a que nos tomemos con más tranquilidad los momentos estresantes de nuestra vida actual. Sigamos riendo y cuidando nuestra salud.