El cerezo: un invitado japonés en México

Aunque muchos piensan que es un árbol difícil de cultivar en nuestro país, el profesor Rosalío Gómez ha logrado reproducir esta planta, que es uno de los símbolos más importantes de la cultura japonesa.

Por: Laura Puentes

Foto: Kristina Paukshtite (Pexels)

Hace unos días estaba viendo una película japonesa, y en uno de los paisajes más hermosos aparecían unos árboles con unas copas llenas de flores rosadas. Sin lugar a duda hacía que la ciudad tomará una imagen diferente. Este árbol al que me refiero es el sakura, o cerezo japonés. 

Muchos pensaríamos que una especie así no podría ser plantada en nuestro país o en alguno otro fuera de Japón, pero la realidad es otra, así que te invito a seguir leyendo para descubrir más curiosidades de este árbol tan colorido. 

Rosalío Gómez fue profesor de educación pública. Hoy tiene casi diez años jubilado, pero ha dedicado su tiempo a reproducir varias especies de árboles que podrían considerarse exóticas. 

“Ya tenía la inquietud desde tiempo atrás. Cuando era más pequeño mi padre era campesino, producía mango, papaya y productos que se dan en las regiones tropicales. Nosotros de niños, mis hermanos y yo, colaboramos con él en las tareas no solamente de plantar sino de cuidarlas y de alguna manera teníamos el gusto por hacerlo”, menciona Rosalío en entrevista con Amonite.

El cerezo japonés en México

El cerezo en Japón no solamente es apreciado y cultivado, sino que es un símbolo bastante especial de la cultura de aquel país oriental. Aquí en México, el cerezo japonés puede ser cultivado en sus más de 200 variedades.

Este proyecto nació hace unos años cuando el profesor Rosalío sufrió un accidente. Con el tiempo de pensar y plantearse esta idea durante meses, además de investigar, leer y platicar con personas que sabían de plantas, empezó con el cultivo en el jardín familiar.  

“Platicábamos con muchos orientales, y no te das cuenta de la facilidad con que se podría cultivar el cerezo en este país. Empezamos a dedicar tiempo y lo platiqué con una o dos personas de los integrantes de mi familia y empezamos a hacer lo que en este momento es un jardín”, comparte el profesor Rosalío. 

El cerezo puede ser exitosamente plantado y disfrutado en pequeños jardines, en calles, en espacios públicos y también con las mismas modalidades que en Japón. 

“A eso nos hemos dedicado algún tiempo, a cultivarlo, no hemos hecho trabajos de semillas porque se requiere alguna pericia para su buena germinación, pero hemos cultivado a través del esqueje, a través del injerto y creemos que ya lo estamos haciendo de manera exitosa”, comenta Gómez. 

Condiciones para plantar esta especie

Existen varios mitos alrededor del cultivo del cerezo japonés en México, según comenta el profesor Gómez, varias personas piensan que se requiere de cuidados especializados, que es un trabajo muy difícil para una familia, sin embargo en nuestro país existen las condiciones climáticas para ser bien cultivados. 

El cerezo forma parte de la cultura japonesa desde hace muchos siglos.

“Es bello en cualquier lugar, pero que reúna mínimas condiciones. Es decir, debe tener un suelo bastante drenado y rico en materia orgánica”, explica Rosalío Gómez. 

El cerezo japonés aguanta mucho sol y con los cuidados adecuados, rinde bastante, buenos y satisfactorios resultados en su desarrollo, además no es una especie invasora.

Se trata de un árbol puede soportar temperaturas de alrededor de 20 grados bajo cero. Si el frío es intenso le favorece mucho al cerezo japonés. Si en varios días no hay un clima de por lo menos 4 grados, no siempre tira toda la hoja y por lo tanto la floración no sería igual. 

“Con estas condiciones se puede disfrutar en Nuevo León, Durango, Zacatecas, en todos los lugares que hemos enviado nuestros árboles los hemos visto desarrollarse bastante bien. Incluso hemos visto algunos el estado de Morelos, donde no lo recomendamos. Son lugares donde las temperaturas no bajan todo el año, que son totalmente tropicales”, dijo el profesor Gómez. 

Más especies de árboles

Actualmente el profesor Rosalío trabaja en el proyecto de otras especies de árboles como son la jacaranda blanca y el eureka con centro rosa, entre otras especies. 

“Nosotros creemos que un jardín con estas características, es un jardín que ayuda no solamente a buscar la tranquilidad, no solamente el descanso, sino también a disfrutar más la casa”, añade Rosalío.

Además Rosalío Gómez nos compartió el por qué todos debemos cuidar árboles y plantas: “Tenemos que comprometernos con el mundo, que no es nuestro y nosotros no somos sus dueños. Nosotros somos parte de él y cuando nosotros sembramos árboles que nos gustan le estamos haciendo un favor al mundo, le estamos haciendo un favor a otras personas. Estamos haciendo un medio ambiente más favorable para nosotros mismos, para las familias y para los que están cercanos a nosotros”, concluyó el profesor Rosalío, quien ofrece sus plantas a la venta a través de facebook.

Así que date la oportunidad de plantar árboles en tu casa, en tu jardín o en el parque cercano a tu casa y disfruta no solo de la vista sino ayuda también al medio ambiente.