52 años de la proeza del Apolo 11

Aunque pasen los años la llegada del hombre a la Luna siempre será un suceso recordado con gran emoción.

Por: Laura Puentes

Foto: NASA

La llegada del hombre a la luna es tal vez uno de los suceso más importantes que ha tenido la humanidad en los últimos 100 años. Quienes vivieron este hecho, lo recuerdan con gran emoción y asombro. 

Algunos eran niñas y niños y fue en ese momento que comenzaron a soñar con convertirse en astronautas y poder llegar también a pisar suelo de otros planetas. Mientras tanto, otros eran adultos y vieron esto como un instante alucinante y maravilloso al mismo tiempo. 

El 20 de julio de 2021 se cumplen 52 años de ese día tan icónico para los seres humanos, donde el hombre pisó por primera vez suelo lunar y donde millones personas en todo el mundo siguieron por televisión el acontecimiento. 

Un día que marcó a la humanidad 

Fue la mañana del 16 de julio, que los astronautas del Apolo 11, Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins se sentaron encima del cohete Saturno V en el Complejo de Lanzamiento 39A en el Centro Espacial. Ahí comenzó la aventura lunar. 

Eran exactamente las 9:32 a.m. cuando los motores se encendieron y el Apolo 11 salió de la torre. Unos 12 minutos más tarde la tripulación estaba en órbita terrestre.

Después de una órbita y media, el Apolo 11 recibió “oportunidad” para lo que los controladores de la misión llaman “inyección translunar”. En otras palabras, es hora de dirigirse a la luna. 

Tres días después la tripulación estaba en órbita lunar. Un día después de eso, Armstrong y Aldrin subieron al módulo lunar Eagle y comenzó el descenso, mientras Collins orbitaba en el módulo de comando Columbia. Más tarde escribió que el Eagle es “el artilugio de aspecto más extraño que he visto en el cielo”, pero demostraró su valía.

El primer alunizaje

Cuando llegó el momento de poner a Eagle en el Mar de la Tranquilidad, Armstrong improvisó, pilotando manualmente la nave más allá de un área llena de rocas.
Durante los últimos segundos de descenso, la computadora de Eagle estaba haciendo sonar las alarmas.

Resultó ser un caso simple de la computadora tratando de hacer demasiadas cosas a la vez, pero como Aldrin señaló más tarde, “desafortunadamente surgió cuando no queríamos estar tratando de resolver estos problemas en particular”.

Cuando el módulo lunar aterrizó a las 4:17 PM solo quedaban 30 segundos de
combustible. En la radio Armstrong dijo: “Houston, Tranquility Base aquí. El Águila ha aterrizado”. 

Luego de escuchar estas palabras, el control de la misión estalló en una celebración. Cuando la tensión se rompe, un controlador le dice a la tripulación: “Tienes un montón de chicos a punto de volverse azules, estamos respirando de nuevo”.

Un salto gigante para la humanidad

Así, a las 10:56 PM, Armstrong estaba listo para plantar el primer pie humano en suelo lunar. Con más de medio billón de personas viendo la televisión, subió por la escalera y proclamó: “Este es un pequeño paso para un hombre, un salto gigante para la humanidad”. 

Enseguida, Aldrin se unió a él en breve, y ofrece una descripción simple pero poderosa de la superficie lunar: “Magnífica desolación”.

Exploraron la superficie durante dos horas y media, recogiendo muestras y tomando fotografías. Dejaron una bandera estadounidense, un parche en honor a la tripulación caída del Apolo 1 y una placa en una de las piernas de Eagle.

La tripulación llegó a Hawái el 24 de julio. El desafío del presidente Kennedy se había cumplido. Los hombres de la Tierra habían caminado sobre la Luna y regresaron sanos y salvos a casa.

No cabe duda, que aunque pasen los años la llegada del hombre a la luna siempre será un suceso que recordaremos con la misma emoción de la primera vez y sobre todo que a raíz de esto vienen nuevos logros para la ciencia espacial, tal vez en poco tiempo estemos hablando de la llegada del hombre a otros planetas del sistema solar. 

Referencias:

July 20, 1969: One Giant Leap For Mankind | NASA