¿Por qué el ornitorrinco es tan raro?

Parece una mezcla de pato y castor, pone huevos pero también amamanta. ¿Cuáles son sus secretos? Científicos de la Universidad de Copenhague mapearon su genoma en busca de algunas respuestas.

Por: Laura Puentes

ornitorrinco
Foto: Ricard Gil / Flickr (Creative Commons)

Cuando era más pequeña veía una caricatura donde los niños tenían de mascota un ornitorrinco, un animal muy peculiar: tenía pico y patas de pato y cuerpo como de un castor, realmente nunca había visto un ser vivo tan fantástico. 

El ornitorrinco australiano es considerado el mamífero más extraño del mundo, similar a un pato, y exhibe una serie de características extrañas: pone huevos en lugar de dar a luz a bebés vivos, suda leche, tiene espuelas venenosas e incluso está equipado con 10 cromosomas sexuales. 

Un equipo internacional de investigadores liderado por la Universidad de Copenhague han realizado un mapeo único del genoma del ornitorrinco y ha encontrado respuestas sobre el origen de algunas de sus características más extrañas. El estudio fue publicado en la revista científica Nature.

Las claves de la evolución

Los investigadores todavía están tratando de entender cómo el ornitorrinco llegó a ser tan único. El genoma completo les ha proporcionado las respuestas a cómo surgieron algunas de las características extrañas, y a la vez nos ha dado pistas sobre la evolución de otros animales.

“La decodificación del genoma del ornitorrinco es importante para mejorar nuestra comprensión de cómo evolucionaron otros mamíferos, incluyéndonos a nosotros los humanos. Tiene la clave de por qué nosotros y otros mamíferos evolucionamos para convertirnos en animales que dan a luz a animales jóvenes vivos en lugar de ser animales que ponen huevos”, explica a la revista Nature el profesor Guojie Zhang, del Departamento de Biología.

El ornitorrinco pertenece a un antiguo grupo de mamíferos -monotremes- que existían millones de años antes de la aparición de cualquier mamífero moderno.

“De hecho, el ornitorrinco pertenece a la clase Mammalia. Pero genéticamente, es una mezcla de mamíferos, aves y reptiles. Ha preservado muchas de las características originales de sus antepasados, lo que probablemente contribuye a su éxito en la adaptación al entorno en el que viven”, dice el profesor Zhang.

Suda leche y pone huevos

Lo más inusual del ornitorrinco es que pone huevos, pero también tiene glándulas mamarias para alimentar a sus bebés. No a través de pezones, sino con leche que es el sudor de su cuerpo.

Los humanos al evolucionar perdimos los tres llamados genes vitelogenina, cada uno de los cuales es importante para la producción de yemas de huevo. Los pollos, por otro lado, siguen teniendo los tres. 

Este estudio demuestra que los ornitorrincos todavía llevan uno de estos tres genes de vitelogenina, a pesar de haber perdido los otros dos hace aproximadamente 130 millones de años. El peculiar mamífero sigue poniendo huevos en virtud de este gen restante. Esto es probablemente porque no depende tanto de la creación de proteínas de yema como lo son las aves y los reptiles, ya que los ornitorrincos producen leche para sus crías.

En cambio en los mamíferos los genes de vitellogenina han sido reemplazados por genes de caseína, que son responsables de nuestra capacidad para producir proteína de caseína, un componente importante en la leche. 

La investigación realizada por la Universidad de Copenhague demuestra que el ornitorrinco también lleva genes de caseína, y por lo tanto la composición de su leche es por lo tanto bastante similar a la de las vacas, los seres humanos y otros mamíferos.

Con cuernos, pero sin dientes

Uno de los rasgos que hace que el ornitorrinco sea tan único es que, a diferencia de la gran mayoría de los mamíferos, no tiene dientes. Aunque los antepasados más cercanos de este monotremes fueron dentados, el moderno ornitorrinco está equipado con dos placas de cuerno que se utilizan para triturar alimentos. 

También este estudio ha revelado que el ornitorrinco perdió sus dientes hace aproximadamente 120 millones de años, cuando cuatro de los ocho genes responsables del desarrollo dental desaparecieron, razón por la cual este desarrollo las placas de cuerno a través del tiempo.

10 cromosomas sexuales

Una de las peculiaridades más investigadas del ornitorrinco es saber cómo se determina su sexo. Los humanos como todos los demás mamíferos de la Tierra tienen dos cromosomas sexuales que determinan el sexo: el sistema cromosómico X e Y en el que XX es hembra y XY es macho. Los monotremas, sin embargo, tienen 10 cromosomas sexuales, con cinco cromosomas Y y cinco X.

Gracias a los genomas casi completos del nivel cromosómico, los investigadores ahora pueden sugerir que estos 10 cromosomas sexuales en los antepasados de los monotremas se organizaron en forma de anillo que más tarde se dividió en muchos pequeños trozos de cromosomas X e Y. 

Al mismo tiempo, el mapeo del genoma ha revelado que la mayoría de los cromosomas sexuales monotreme tienen más en común con los pollos que con los humanos. Una clara muestra de este un vínculo evolutivo entre mamíferos y aves.

Sin duda alguna el ornitorrinco tiene muchos secretos evolutivos. Conocer cómo este animal tan peculiar ha desarrollado características tan distintivas hasta nuestros días es una tarea que sigue desvelando a los científicos.

Referencias:

Mapeo del genoma del ornitorrinco: cómo el mamífero más extraño de la Tierra llegó a ser tan extraño – ScienceDaily