Un periódico estudiantil que se escribe y reparte Entretodos

Un día soñó hacer un proyecto sólo con estudiantes. Casi 20 años después, Juan Noé Fernández puede estar seguro que el periódico Entretodos se ha convertido en una referencia en cuanto a la formación de periodistas en La Laguna.

Por: Quitzé Fernández 

Foto: Cortesía Juan Noé Fernández

I

Un día cualquiera, de esos calurosos y con nubarrones de polvo que amenazan con oscurecer la ciudad, Juan Noé decidió ser periodista y contar las historias que sucedían a su alrededor. Muchos años después, fundaría Entretodos, un periódico que durante 19 años ha circulado en formato físico en diferentes universidades de Coahuila y Durango. 

¿Formato físico? Sí, en papel, como se leían antes los periódicos o revistas. 

En la casa siempre hubo periódicos, revistas, muchos libros. Me gustaba estar al lado de mi papá, él  quería que estuviera ahí con él, leyendo. Escuchábamos y veíamos noticias en radio y televisión. Ahí me empecé a aficionar a las lecturas, a querer saber de lo que sucedía a partir del periodismo. Y todo eso me generaba la necesidad de escribir.

Hiram Alberto Fernández, papá de Juan Noé, era un trabajador de Correos de México. Originario de Acayucan, Veracruz. Había empezado a trabajar en el servicio postal como intendente, luego fue cartero y ascendió a gerente. Tuvo nueve hijos con su esposa Ana María Andrade. A cinco años de su jubilación, se trasladaron a Torreón, Coahuila, buscando tener, al jubilarse, una mejor estabilidad. Escogió Torreón, entre otras opciones estaban en el norte de México.

–Me tocó venir aquí en 1973. Fui fundador de la Escuela Secundaria General Número 3, ahí hice el primer año de secundaria. El maestro que nos daba inglés, Arturo Sandoval, tenía una columna en El Siglo de Torreón. Se le ocurrió a él y a quienes estuviéramos dispuestos, a formar un club de periodismo. Nos ponía a hacer algunos ejercicios, lo que a mi me gustó mucho. Sí, en Torreón fue donde decidí que quería ser periodista, pero siempre quise estudiar, prepararme para ser periodista. Desde entonces y hasta la fecha eso ha sido mi pasión, mi vida y si tengo que aclarar qué es lo que yo siento: un gran amor por el periodismo en general.

II

Juan Noé estaba acostumbrado a despertar con un clima fresco de montaña, así que regresó a Córdoba a terminar la secundaria y hacer la preparatoria. Un maestro que llegó de la Ciudad de México a impartir clases en donde hacía el bachillerato, le platicó que existía una escuela de periodismo llamada “Carlos Septién García”. 

Así, Juan Noé Fernández Andrade decidió estudiar periodismo en la capital de la república, en la reconocida Escuela de Periodismo “Carlos Septién García”. Fue alumno, por ejemplo,  de Manuel Buendía, de Miguel Ángel Granados Chapa, de Ana Cristina Peláez, Manuel Pérez Miranda, Jesús Pavlo Tenorio, Genaro María González, Rafael Vieyra Matuk, Beatriz Espejo, Leopoldo Cano, Ismael Hernández, Arnoldo Meléndrez, Manuel Medina Mora, Eduardo Torreblanca;  y, dice, del inolvidable poeta Horacio Espinosa Altamirano.

En la casa siempre hubo periódicos, revistas, muchos libros. Me gustaba estar al lado de mi papá, él  quería que estuviera ahí con él, leyendo. Escuchábamos y veíamos noticias en radio y televisión. Ahí me empecé a aficionar a las lecturas, a querer saber de lo que sucedía a partir del periodismo.

Juan Noé Fernández

Sus primeros escritos periodísticos los publicó en el diario El Mundo de Córdoba en 1978, en parte apoyado por Efrén Alacio, un amigo de su colonia que era reportero y que lo llevaba a todos lados. Tenía 15 o 16 años de edad. 

En 1981 Juan Noé Fernández perteneció al equipo fundador del periódico El Financiero, como ayudante general, corrector y articulista. Tras un año aprendiendo el oficio, viajó a España para realizar cursos en la Universidad Complutense de Madrid y en el Instituto de Cooperación Iberoamericana, sobre política contemporánea y epistemología. 

A su regreso a México y de visita a Torreón a ver a sus padres, acudió al diario La Opinión (hoy Milenio Laguna) para ver si le publicaban un texto referente a su experiencia española durante el cambio de gobierno. Les gustó y lo invitaron a ser parte de la redacción. Se ganó la confianza de los directivos, e incluso lo mandaron a cubrir distintos eventos, como la contrarrevolución en Nicaragua, la guerra civil en El Salvador, o los terremotos de 1985 en la Ciudad de México. Entonces, enviaba sus notas por medio de un aparato llamado fax, o las dictaba por teléfono. 

Tras cuatro años en La Opinión, colaboró en Vanguardia de Saltillo, Radio Torreón, Noticieros GREM, y como encargado del área cultural de la Universidad Autónoma de Coahuila en Torreón, donde fundó y dirigió el periódico El Juglar, alternando estos trabajos con la docencia universitaria y la corresponsalía del periódico El Financiero, donde trabajó por 18 años cubriendo Coahuila y Durango. 

–Desde siempre he tenido la idea de echar andar proyectos con estudiantes. Muy joven pensé, no sé si lo soñé, que algún día tendría yo mi propia publicación

III

El 11 de abril de 2002, como profesor universitario y después de haber conocido a un grupo de estudiantes de comunicación de la Universidad Autónoma del Noreste (UANE), presentó en las instalaciones del Instituto Coahuilense de Cultura el número cero de Entretodos, un periódico mensual, gratuito, proyectado a circular en universidades públicas y privadas de la zona correspondiente a La Laguna de  Coahuila y Durango.  

–Creo que detecté a un grupito de jóvenes con un talento especial para esto del periodismo, la comunicación. Pienso que para que algo sea sano, no hay como conjuntar  talento, alegría, gusto, inquietudes y nuevas ideas. Fue lo que quise amalgamar con ese grupo. Quisimos ser una parte de la voz de la comunidad universitaria, un sector que sigue siendo poco atendido por los medios convencionales de comunicación. Le damos cabida a todos los temas habidos y por haber, siempre desde la opinión de las y los universitarios.

Con el paso de los años, Entretodos ha sido acreedor de premios estatales y nacionales de periodismo, además ha sido semillero de periodistas en la región. 

Pienso que para que algo sea sano, no hay como conjuntar  talento, alegría, gusto, inquietudes y nuevas ideas. Fue lo que quise amalgamar con ese grupo. Quisimos ser una parte de la voz de la comunidad universitaria,

Juan Noé Fernández

Francisco Javier Rodríguez Lozano, actual corresponsal de El Universal, Vanguardia y colaborador de Quinto Elemento Lab, conoció a Juan Noé impartiendo el taller de periodismo de la Universidad La Salle Laguna. 

–Era mi primer semestre en la universidad y las ganas de aprender eran muchas. Juan Noé nos hablaba del periódico, y sobre todo de la posibilidad de publicar. Entonces lo vi como una ventana, un inicio. En el taller de periodismo practicábamos cosas sencillas como el género de nota o entrevista. Y esos mismos ejercicios prácticos en algún momento se publicaban en Entretodos. Uno de joven se quiere comer y resolver el mundo, conquistar todo lo posible y aprender. Eso sin duda es un motor para el inicio de una carrera periodística.

IV

Juan Noé Fernández platicó que el tiraje depende de la publicidad, pero han llegado a imprimir 12 mil ejemplares. El tabloide es gratuito, de 24 páginas, con una estructura piramidal como en las redacciones convencionales de comunicación. A través de su historia, siempre han otorgado una gratificación económica a sus colaboradores. 

–¿La distribución? El nombre del periódico así lo indica: Entretodos. Casi todos nos salimos a repartir como podíamos, a veces a pie, otras en vehículos. Llegamos a universidades, instituciones culturales, dependencias oficiales que tengan que ver con el universo de la información que manejamos, museos, librerías, y entre todos lo llevamos. Llegamos a tener 258 puntos de distribución, en papelerías, cafeterías, restaurantes. 

Número de aniversario de Entretodos de abril de 2021

En 2003, Juan Noé convocó a través de Entretodos a un concurso regional de periodismo universitario. Contó con el apoyo de las empresas Lala y Peñoles, los municipios de Torreón y Gómez Palacio (Durango), además de la Universidad Iberoamericana Campus Laguna. Sus buenos resultados lo llevaron a plantear una convocatoria nacional, hasta sumar 14 ediciones. En éste, hubo jóvenes ganadores de los estados de Tabasco, Veracruz, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, Ciudad de México, Hidalgo, Sinaloa y Jalisco. 

Entretodos, a juicio de Juan Noé, ha sido una pequeña escuela que sirve al talento de alumnos de periodismo y comunicación, quienes aprenden sobre la marcha. Por sus páginas han pasado alrededor de 300 jóvenes, muchos dedicados hoy al periodismo, al cine, a la literatura, por mencionar actividades afines. 

–Me honra decir que el cien por ciento de las y los jóvenes que han pasado por acá, son muchachos honestos, eso me llena la boca decirlo, seres humanos que a través de esta profesión demuestran ser buenas personas. 

V

En el año 2005, estuvo de visita en la región Mike O’Connor, jefe de la oficina en México del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), y visitó la oficina de Entretodos.

– Vino y dijo: ‘Esto es maravilloso. Yo no conocía esto en ninguna parte del mundo’. Él había estado en Alemania, en la guerra de Kosovo, en África, en Centroamérica. Había escrito en el New York Times. Conocer el proyecto de Entretodos le dio esperanzas de encontrar mejores periodistas en el futuro.

El próximo año, 2022, Juan Noé Fernández Andrade, se retirará de sus actividades profesionales académicas. Hoy es, por tercera vez, el director de Difusión Cultural y de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Coahuila Unidad Torreón. Quiere viajar, escribir y estar más tiempo con su hija Xiloá. 

–Es algo que he decidido, como casi todas mis acciones. El próximo año me retiro no de la totalidad de mis actividades, porque estaría mintiendo. Solo espero que el periódico pueda ser adoptado o asumido por las y los jóvenes que puedan estar en los meses que faltan para yo retirarme; y si no, venderlo si alguien se interesa. Si la vida me lo permite, en abril de 2022 Entretodos llegaría a 20 años de existencia y hasta ahí deseo permanecer. El resto de mi vida continuaré haciendo periodismo, como sea y donde sea. Y seguir escribiendo, quizá ya sin prisas de nada, creando y recreando las muchas historias vividas.

Epílogo

El grupo fundador de Entretodos estuvo integrado por Diana Cecilia Torres, Alejandro Ramírez Kalish, Karla García, Carlos Fernando Rodríguez y Giovanna de los Santos. Hay ex-alumnos que aún imaginan a Juan Noé hablando de periodismo en alguna oficina del centro de la ciudad de Torreón, o en el aula de clases, aunque la materia no sea específicamente periodismo.

Y por si fuera poco, al menos el cincuenta por ciento del equipo de Amonite, alguna vez escribieron y/o trabajaron en Entretodos