La lenguas también viven y mueren

El español cuenta con más de 400 millones de hablantes nativos, así que su existencia no corre ningún riesgo. Sin embargo, hay muchas lenguas que están en peligro de perderse por diversas causas sociales y políticas. El Día Internacional de la Lengua Materna nos sirve para concientizar en este tema.

Por: Laura Puentes

Foto: Pixabay (Pexels)

Hace unos meses vi una película que me gustó mucho, se llamaba Sueño en otro idioma. Esta cinta trata sobre una comunidad indígena del sur de México en la cual solo quedan tres hablantes de una lengua. Entonces, un investigador llega a la región tratando de recabar conversaciones grabadas entre los hablantes para poder tener un testimonio de esta. 

En un momento de la película uno de los tres hablantes muere y los dos que quedan estaban enemistados y no se dirigen la palabra. Y el desarrollo de la trama se basa en los esfuerzos para que estas dos personas hablarán en la lengua materna con la que crecieron, pero hasta ahí les cuento porque no quiero hacer spoiler de la película.

Este día se conmemora el Día Internacional de la Lengua Materna el cual se celebra desde 2002 con el objetivo de promover el multilingüismo y la diversidad cultural.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas cada dos semanas desaparece una lengua y se lleva consigo todo un patrimonio cultural e intelectual. Al menos el 43 por ciento de las 6 mil lenguas que se estima que se hablan en el mundo están en peligro de extinción

Sin embargo, solo unos pocos centenares de idiomas han tenido el privilegio de incorporarse a los sistemas educativos y al dominio público, y menos de un centenar se utilizan en el mundo digital.

¿Por qué muere una lengua?

Según palabras de la lingüista Yásnaya Aguilar, “las lenguas no solo mueren como un proceso natural como un ser vivo, sino que se matan. Nosotros mismos al no esforzarnos por conocer y hablar las lenguas originarias de esta nación contribuimos a su muerte”.

Durante su participación en un conversatorio compartido por la Universidad Nacional Autónoma de México, Yásnaya Aguilar mencionó que hay dos maneras en que las lenguas mueren: una, paradójicamente, es que siga viviendo. Lo cual significa que va cambiando tanto que se transforme en nuevos sistemas lingüísticos.

La otra forma es la muerte no natural de las lenguas, que  es cuando hay una serie de condiciones políticas, como puede ser, por ejemplo, el genocidio. También todo el entramado de violencia que hace ver a un hablante que debe abandonar una lengua.

Terminar con la discriminación lingüística

Uno de los problemas más importantes que se viven en todo el mundo es la pérdida de las diversas lenguas maternas. Idiomas que van desapareciendo poco a poco, “y esto significa que como la lengua materna en muchísimas personas en el mundo está siendo desplazada” dice la lingüista Aguilar.

Uno de los temas fundamentales en México es realizar políticas públicas que puedan ayudar a erradicar el exterminio de lenguas originarias, además de que sean incluidos en el sistema educativo y se logre terminar con la discriminación lingüística que han sufrido muchos hablantes.

No cabe duda que este día nos hacer reflexionar la importancia de nuestra lengua materna y sobre todo la protección que debe existir en todos los ámbitos para quienes hablan una lengua originaria propia de su comunidad. 

Referencias:

Día Internacional de la Lengua Materna | Naciones Unidas
Conversatorio: ¿Por qué muere una lengua? Presentado por Casa de las Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México. 18 de febrero del 2019.