Una batalla europea que sigue presente en la memoria mexicana

¿Te imaginas una representación teatral donde la gente recuerda una batalla que libró hace cientos de años en Europa, entre moros y cristianos? Te presentamos las morismas, una de las tradiciones más fascinantes de Zacatecas.

Por: Laura Puentes

¿Te imaginas una representación teatral donde la gente recuerda una batalla que se libró hace cientos de años entre moros y cristianos? Y más aún: una representación que no tiene lugar en el Mediterráneo, donde originalmente sucedió, sino a miles de kilómetros del otro lado del mar: Zacatecas, México.

Para Isabel Medellín, las morismas no solo fueron parte de su vida desde pequeña, ya de adulta tuvo la oportunidad de investigar a fondo sobre la fiesta: “El saber más de nuestras propias familias, en mi caso desde mis bisabuelos, ya formaba parte de esto. Y al escuchar en pláticas como los mencionaba gente que a lo mejor ni siquiera sabían que estaba hablando de mi familia. Fue bonito ir descubriendo esos lazos que unen a comunidades o a ranchos, y que final de cuentas acaban uniendo a todas las familias”.

Juan Castorena, Yareli Trejo e Isabel Medellín forman el colectivo “Las Costumbres de mi Pueblo”, originario de Morelos, Zacatecas, el cual nació a raíz de ver que había muy poco estructura en la investigación y en el trabajo para ordenar todo lo que tiene que ver con las Morismas. 

En el 2017 fueron ganadores del apoyo que brinda el  Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) y así nació el libro Cultura y Tradición: Las Morismas de Morelos, que cuenta con el diseño gráfico de Amonite Comunicación.  

Pero… ¿qué son las morismas?

Las morismas son representaciones religiosas y teatrales de las guerras entre moros y cristianos que ocurrieron en España desde el siglo VIII y que llegaron a América con la conquista española.

Se les llama morismas porque representan a grandes grupos de moros vestidos con ropa colorida, joyas y plumas, que tratan de personificar el poder que tienen los musulmanes, mientras que en el lado cristiano transmiten el honor y valor de derrotar a los contrarios con la ayuda de Dios y la intercesión de la Virgen del Rosario. Con el paso de los años los “morismeros” tomaron a San Juan Bautista como figura religiosa principal en estas celebraciones. 

Empezaron como danzas y pequeñas obras de teatro que recordaban el triunfo de los ejércitos católicos sobre los musulmanes, pero en especial el triunfo de la batalla de Lepanto, que ocurrió en el Mar Mediterráneo el 7 de octubre de 1571.

En Zacatecas estas “guerras” se representan ya hace varios siglos, incluso existen registros históricos que señalan que años después de la fundación de la ciudad, ya había pobladores que se vestían como los guerreros moros o cristianos. 

Los niños, mujeres y hombres que participan se agrupan en cofradías y realizan fiestas en las que hay bandas de guerras, hay grupos de hombres a caballos que realizan actos muy parecidos a las de las escaramuzas y también hay grupos que truenan escopetas con pólvora para darle más realismo a los enfrentamientos. 

Más que una fiesta, es una forma de expresión religiosa y de devoción: “El hablar de una fiesta que me llena tanto, que une la expresión religiosa, la devoción, fe, milagros, sacrificio, es muy importante para mí”, menciona Isabel.  

Un libro para colorear sobre las morismas

Aunque este libro plasma en cada página la historia de las morismas, Isabel explica que siempre fue muy importante para ellos el explicar las morismas a los niños. Señalan que en un principio les interesaba mucho algo que fuera para niños y al mismo tiempo que pudiera llegar a la comunidad migrante. 

“¿Cómo llegamos a los niños? Pues haciendo un libro para colorear. El cual resultó en un cuadernillo en el que les explicamos en qué consiste la fiesta y un poco de la historia”, comenta Isabel en entrevista. “Llegan los maestros y les piden a los niños que dibujen una tradición de su comunidad. Ya sea de Hacienda Nueva, de las Pilas o de Morelos. Y los niños dibujan algo que tienen que ver con la morismas, pero les piden que las expliquen y no saben”, añadió.

Esta tradición forma parte de la vida de las personas de las comunidades desde que son pequeños, además de ser parte fundamental de su identidad y sentido de pertenencia de las comunidades donde se representan: “Los niños desde chiquitos también forman parte y empiezan a sentir esa identidad, ese sentido de pertenencia y los ves con sus uniformes”, menciona Isabel. 

Fiesta en pausa

El libro Cultura y Tradición: Las Morismas de Morelos será distribuido entre la gente que forma parte de las Morismas en Morelos, otra parte será para los habitantes, aunque no participen, y otra parte se irá a la comunidad migrante de Estados Unidos y se enviarán mediante los clubes migrantes. En cuanto al libro de colorear será entregado a las escuelas que son parte de las comunidades donde se representan.

Isabel Medellín comenta lo importante de tener este libro impreso después de tres años de trabajo. Sobre todo en un momento histórico en el que estas fiestas no se están realizando por la pandemia, en el que la gente de estas comunidades no saben cómo expresar su fe y no saben cómo vivir esa tradición. Ha sido complicado, pero tenerlo es una forma de compartir con la gente más de esta fiesta, aunque no se pueda realizar.

Para el colectivo “Las Costumbres de mi Pueblo” es una satisfacción enorme ver el proyecto en el cual trabajaron durante años y que no solo implicó una ardua investigación para profundizar en una expresión cultural que es parte de su identidad y de su vida como miembros de las comunidades.