Bisontes en Coahuila: la historia de un regreso

El bisonte americano de las planicies es el mamífero terrestre más grande del continente americano. Desde el año pasado volvió a pastar en una región que fue su hogar muchos años atrás: el norte de Coahuila.

Por: Laura Puentes

Foto: Eduardo Ponce / Conanp

Para los pueblos originarios el bisonte americano, mejor conocido como búfalo, era el centro de su vida ceremonial y cotidiana. Para estos nativos, este animal significaba abundancia. De él dependían y extraían lo necesario para su sustento, vestido y vivienda. Todo se aprovechaba.

Además para estos grupos era todo un honor llevar el nombre de este animal, un símbolo de que exhibían su misma fuerza. Por eso, si un niño llevaba inserto la palabra “búfalo” para la tribu significaba que maduraría rápidamente. Si un guerrero recibía su nombre es que era un magnifico cazador.

Pero conforme pasaron los años la caza provocó un descenso en la cantidad de búfalos. Aunque con el tiempo fue cazado por deporte, los pueblos norteamericanos siempre fueron dependientes de los búfalos para su subsistencia, y con su extinción se hubieran hundido en la desesperación y el hambre.

Hace unos días en redes sociales, apareció una foto que parecía una postal de un país nórdico pero, al leer la descripción mencionaba que era en las planicies de Coahuila, luego de las nevadas de este mes de enero. Esta imagen dejaba ver a unos bisontes en un paisaje nevado, y fue compartido en la cuenta de Twitter de María Luisa Albores, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

La noticia tomó impulso por la reintroducción del bisonte americano cien años después de su desaparición en esta zona del país. Fue tal el gusto que no solo a nivel nacional se celebró, sino también a nivel internacional. 

El regreso de un viejo conocido de las planicies

El bisonte americano de las planicies (Bison bison bison) es el mamífero terrestre más grande del continente americano. Estuvo presente en las planicies de Canadá, Estados Unidos y México donde era parte fundamental de la cultura y cosmovisión de sociedades originarias americanas.

Hace 200 años había al menos 30 millones de bisontes. Para 1880 desgraciadamente la población se redujo a poco más de 1,000 individuos, debido a la destrucción y fragmentación de los pastizales, las enfermedades y la cacería, según datos brindados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

En nuestro país el bisonte habitó en las planicies de Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Durango, sin embargo, fue extirpado en la segunda mitad del siglo XIX. 

Después de más de un siglo, un grupo de investigadores, miembros de organizaciones de la sociedad civil, academia, sector privado, organizaciones internacionales y el gobierno mexicano desarrollaron una propuesta para traer de regreso a los bisontes a México.

Este proyecto inició con la donación de 23 bisontes del Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos provenientes del Parque Nacional Wind Cave, como parte de una colaboración binacional para recuperar a la especie. El 9 de noviembre de 2009, en la Reserva de la Biósfera Janos, Chihuahua, los 23 ejemplares dieron inicio a la primera manada de conservación en México, con el objetivo de que originaran otras manadas en el país.

Actualmente este programa tiene diez años y esa manada supera los 200 bisontes. Además se logró establecer una segunda manada de 19 ejemplares, la cual se trasladó de manera exitosa por vía terrestre a las Áreas de Protección de Flora y Fauna Maderas del Carmen y Ocampo, en Coahuila, a inicios de 2020.

Una especie con varios peligros

Aunque sea un animal grande, el bisonte tiene varias amenazas que los ponen en riesgo. Las principales son la expansión de la frontera agrícola y la cacería no regulada, así como la falta de incentivos para que los rancheros de los estados del norte del país se animen a criarlos y cuidarlos.

Aún en el 2021 estos mamíferos corren el riesgo de ser exterminados por la cacería ilegal. Este tema tomó relevancia hace unas semanas, cuando en redes sociales circularon una serie de fotografías sobre la supuesta caza de bisontes en el Rancho Buena Vista en Coahuila, lo cual desató la indignación e inconformidad de los internautas al tratarse de una especie en peligro de extinción. Sin embargo, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, habría asegurado que se trata de información falsa.

La comisión agregó que tras la publicación de las fotografías se reforzó la comunicación con el personal encargado de las áreas de protección de Flora y Fauna Maderas del Carmen y Ocampo, así como con la empresa CEMEX, la cual es la propietaria de las reservas, mismas que confirmaron que la publicación es totalmente falsa.

El que el bisonte regrese a un área donde anteriormente se desarrollaba de manera natural es un gran paso para recuperar parte de la flora y fauna de nuestro país. Recordemos que cuidar el medio ambiente es responsabilidad de todos y sobre todo proteger a los seres vivos que comparten este planeta con nosotros, el ser humano. 

Referencias: 

Celebramos el regreso del bisonte americano a las planicies de Coahuila | Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas | Gobierno | gob.mx (www.gob.mx)

México reintroduce el bisonte americano 100 años después de su desaparición | EL PAÍS México (elpais.com)

Caza de bisontes en Coahuila es desmentida por la CONANP | Publimetro México