¿Los científicos del IPN encontraron la cura del cáncer? ¡Cuidado con las noticias de ciencia!

La ciencia es un proceso que toma su tiempo, y los grandes descubrimientos requieren años y el esfuerzo de muchas personas. ¡Hay que tener cuidado con las noticias que leemos a diario! No todo es lo que parece. Aquí te damos algunos consejos.

Por: Redacción Amonite

noticias ciencia
Foto: Fred Seibert Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Cuando leemos noticias referentes a la ciencia en diarios y portales de internet solemos encontrarnos con titulares tajantes o escandalosos. Curas milagrosas, descubrimientos sorprendentes o declaraciones tajantes.

Hace unas cuantas semanas, surgió el tema por una investigación que llevan adelante científicos del Instituto Politécnico Nacional, que obtuvieron excelentes resultados en un tratamiento para el Virus del Papiloma Humano (que es una causa del cáncer cérvico-uterino) en un grupo de mujeres de la ciudad de México, usando terapia fotodinámica. Esta técnica usa una sustancia fluorescente que permite a los médicos encontrar las células dañadas y eliminarlas con un láser.

Sin embargo, el comunicado de la agencia de noticias del IPN (con un título bastante engañoso) fue replicado por gran cantidad de portales y diarios de México anunciando de manera tajante que los científicos mexicanos habían encontrado la cura contra el cáncer. Y no faltó quien pidiera el Premio Nobel para los investigadores.

La verdad es que este gran avance simplemente son los resultados de un estudio específico bajo ciertas condiciones y con una muestra reducida, que todavía está esperando más evaluaciones. Sin duda un logro notable que merece ser difundido, pero que está lejos de ser la cura ansiada que muchas mujeres esperan.

Eso nos hizo pensar en esta famosa imagen de la serie PhD Comics, de Jorge Chan:

La traducción, que citamos de la página Mi Dieta Cojea, sería esta:

1: El ciclo comienza con una investigación que concluye que dos variables están relacionadas.

Tu investigación: Conclusión: A está relacionado con B con una (p=0.56) dado C, asumiendo D bajo E condiciones.

2: Eso es traducido por la oficina de prensa de tu universidad (sí, tienes una)

“Para publicación inmediata: Científicos encuentran una relación potencial entre A y B (Bajo ciertas condiciones)”.

3: Que es recogido por la prensa como:

“A causa B” dicen los científicos.

4: Que es leído por los internautas así:

-“Los científicos pretenden matarnos de nuevo”

-“¡Oh Díos mío! Lo sabía!”

-“¿Con qué?”

5: Entonces los medios se hacen eco de esta manera:

“A causa B siempre. ¿Qué pensará Obama? ¡Lo hemos visto en un blog!”

6: Lo cogen los medios locales:

“Lo que no sabes de A te puede matar. Un asesino entre nosotros…”

7: Y a veces lleva a que tu abuela haga algo estúpido diciendo que “Lo hago para evitar A”

La verdad es que, con la sobreabundancia de información en redes, la presencia de noticias falsas (fake news) o de titulares poco acertados, es notoria. Sobre todo en el caso del periodismo científico. Por eso es más que necesario profesionalizar la divulgación científica y mejorar labor que realizan los departamentos de difusión de universidades, institutos de ciencia estatales y laborales, y empresas privadas.

Sin embargo, por parte del lector, también es pertinente tomar las medidas necesarias para evitar noticias engañosas.

¿Cómo podemos hacer? Te compartimos algunos de los ocho consejos que el portal Cuaderno de Cultura Científica, de la Universidad del País Vasco sugiere para leer noticias sobre ciencia, y que aquí comentamos en resumen:

Busca webs que citen la investigación original.

En el medio científico paper es el nombre que reciben los artículos o avances de investigación que se publican en revistas académicas. Una buena nota periodística siempre citará el artículo donde se difundió originalmente la investigación. Y si no incluye alguna referencia de él, es mejor evitarla.

Consulta el artículo en cuestión.

Los papers de ciencia suelen ser complejos y llenos de tecnicismos. Pero si realmente te interesa la noticia, seguro encontrarás información complementaria, a la vez que irás familiarizándote con el estilo de escritura.

Olvida el titular.

Como podemos ver con el ejemplo de la nota del IPN, y los medios que la replicaron, es mejor no poner demasiada atención en el título (que suele escribirse para llamar la atención del lector) y buscar en la nota completa más detalles que puedan explicar el suceso. En suma, desconfía de los titulares que suenan demasiado engañosos.

¿Qué medio lo publica?

El medio donde leíste la noticia dice mucho de cuánta credibilidad puede tener al momento de publicar algo. ¿Es un diario importante? ¿Es un blog de ciencias? ¿Es un sitio de contenidos ‘virales’? Saber esto te puede dar mejores pistas respecto a la información que estás leyendo.

Ten cuidado al compartir

Vivimos una época de inmediatez, y todos estamos ansiosos por publicar las cosas que llaman nuestra atención en redes sociales. Pero en este caso, vale la pena esperar a tener más información de una noticia científica antes de dar más exposición a algo que sea inexacto. ¡Ten paciencia!