Hipatia, la mujer que se quedó viendo las estrellas

Hipatia
Retrato imaginario de Hipatia, en un detalle de la pintura “La escuela de Atenas” de Rafael. Fuente: Wikipedia

Hipatia es una muchacha que desde pequeña dedicó su vida a estudiar y es considerada la primer científica de la historia.

Nació por el año 370 después de Cristo y su papá, Teón de Alejandría (Egipto), un filósofo y matemático, le enseñó todo lo que estaba escrito en los libros de aquella época, pues quería que fuera “un ser humano perfecto”.

En ese tiempo las mujeres sólo se dedicaban al hogar, y que Hipatia dedicara muchas horas al estudio no era bien visto por la gente. Dominaba la filosofía, matemáticas, astronomía y música. Como su papá trabajaba en el Museo de Alejandría, institución fundada por Tolomeo (emperador que sucedió a Alejandro Magno y fundador de la ciudad), Hipatia entró a estudiar ahí.

Hipatia contribuyó al estudio del álgebra. Escribió sobre la Aritmética de Diofanto (un matemático considerado como el padre del álgebra) en el que incluía soluciones alternativas y nuevos problemas. También redactó, en ocho libros, un tratado sobre la Geometría de las Cónicas de Apolonio (a quien se debe el modelo para explicar las órbitas irregulares de los planetas).

Hipatia estudió, además, las estrellas, y diseñó un astrolabio plano, un aparato que sirve para medir la posición de las estrellas, los planetas y el sol. Una tarde fue atacada por un grupo de desconocidos y dejó de existir, pero sus alumnos más avanzados la recordaban cuando veían a las estrellas. En su honor, un asteroide y un cráter de la Luna llevan su nombre.