Día Internacional de la Educación: retos en la adversidad

Sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos y de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, los países no lograrán alcanzar la igualdad de género ni romper el ciclo de pobreza.

Por Laura Puentes

La pandemia ha impuesto retos para la educación Foto: August de Richelieu (Pexels)

Hace unos meses prendí la televisión mientras desayunaba y puse el noticiero, donde compartían diversas notas sobre el comienzo de la pandemia y las medidas sanitarias. No dejaba de pensar en lo difícil que era la situación.

Luego de un rato apareció un reportaje que hablaba sobre un maestro rural en Coahuila, que mediante las bocinas del ejido donde daba clases anunciaba las tareas a sus alumnos, chicas y chicos de secundaria que carecían de computadora e internet.

Otro día revisaba mis redes sociales y vi las publicaciones de una amiga docente, la cual junto con otros profesores imparte clases en una primaria en un ejido de Durango. Ellos cada quince días llevan a sus alumnos tareas y ejercicios, los dejan en casa de una mamá que se hace responsable de avisar a las demás mamás, y en cada vuelta recogen trabajos para revisar y dejar nuevas tareas.

Hoy que se conmemora del Día Internacional de la Educación es importante resaltar los cambios que ha sufrido el aprendizaje durante la pandemia. Las escuelas fueron cerradas, pero de manera virtual muchas alumnas y alumnos continuaron con sus procesos educativos. Sin embargo, en otras regiones carentes de servicios de conexión los profesores tuvieron que ingeniar diversas formas para que sus estudiantes no se retrasaran en sus cursos.

Educación para la oportunidad

Según datos brindados por la Organización de las Naciones Unidas, 258 millones de niños y jóvenes siguen sin estar escolarizados, 617 millones de niños y adolescentes no pueden leer ni tienen los conocimientos básicos de matemáticas; menos del 40 por ciento de las niñas del África Subsahariana completan los estudios de secundaria de ciclo inferior y unos 4 millones de niños y jóvenes refugiados no pueden asistir a la escuela. El derecho a la educación de estas personas se ve afectado y eso es inaceptable.

La educación ofrece a los niños y las niñas una oportunidad de salir de la pobreza y un camino para alcanzar un futuro prometedor. 

Sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos y de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, los países no lograrán alcanzar la igualdad de género ni romper el ciclo de pobreza que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos.

Referencias:

Día Internacional de la Educación | UNESCO